domingo, 5 de octubre de 2014

¡ Quiero ser una PRETTY WOMAN !


Ayer sábado por la noche tocaba celebración. Era el santo de mi maridín, y teníamos la excusa perfecta para hacer una escapada nocturna e irnos a cenar a un buen restaurante y, ¿por qué no?, luego ir a tomar una copa. 

El ratón, como siempre, se queda encantado con los abuelos. No echa de menos ni a sus papis ni su cuna. Y los abuelos requetecontentos por quedarse de canguros. 

Y a las 20.00h, decido comenzar con el típico ritual para arreglarme y ponerme guapa para la ocasión. Os aseguro que hasta el día de ayer no fuí realmente consciente de hasta qué punto había interiorizado mi papel de "supermamá" y había dejado a un lado a la "superwoman" de hace un par de años.

El momento ducha ya me dió una pista de lo que me auguraba durante el resto del ritual. A la hora de lavarme el pelo, me dí cuenta que llevaba mas de una semana usando "johnsons baby  no llores mas".  ¡ Con lo que me gustaba a mí utilizar productos para el cabello! Champús revitalizantes, para pelo fino, para fortalecer las puntas, suavizantes, mascarillas, etc....  Y ahora me conformo con utilizar el champú del peque, el gel del padre del peque (Magno), y con suerte rebuscando he encontrado un sobre de muestra de suavizante para el pelo, por lo que no he tenido que omitir ese paso en mi "beauty session". Así que me apaño como puedo y me repito una y otra vez, que tengo que hacer una visita urgente al hipermercado para invertir en productos para "la muá".

Una vez superado el "momento ducha", procedo a dirigirme al armario para elegir modelito. Venga a mirar y remirar...y me quedo en blanco. Ni idea de qué ponerme. Después de dar 3 repasos y mirar percha por percha, llegué a la conclusión de que no tenía ropa "decente" para la ocasión. La única compra que hice fué hace 3 meses. Dos vestidos muy monos que pillé de casualidad en las rebajas. DESCARTADOS. Me he saltado en el ritual el "momento depilación" (es lo que tiene la falta de costumbre), y ya era tarde para enmendar el error, así que hay que buscar otra alternativa. Ni un pantalón adecuado para la ocasión. Acabo de caer en la cuenta de que hace muuuucho tiempo que no dedico una tarde para mi, para irme de compras yo sola conmigo misma y renovar mi triste armario.

 Empiezo a divagar y a imaginarme a mi misma por un centro comercial entrando y saliendo de cada tienda, con ambas manos llenas de bolsas con prendas y complementos todos TODITOS para mí.... como Julia Roberts en la peli de Pretty Woman....¡¡ Necesito ser una "pretty woman" por un día !!.

Imagen extraida de internet



Mi marido me hace volver a la realidad entrando en el dormitorio y recordándome que se nos hace tarde. Improviso. Pantalones vaqueros con una camiseta y un chaleco monísimo....de mi madre....que jamás pensé que me iba a poner, porque tendrá unos 20 años. Pero es lo que tiene no deshacerse de las cosas pensando que algún día volverán a ser tendencia. Y eso justamente es lo que hace mi madre. Por esta vez la mentalidad "vintage" de mamá me ha salvado de lo que podía haber sido una catástrofe.

Una vez vestida, solo queda dar unas pinceladas de maquillaje y a salir pitando. Ya casi no me acuerdo de para qué servía cada brocha, así que cojo la primera que pillo. La sombra de ojos está supercompoacta de no utilizarla, el rimmel seco, el lápiz de ojos sin punta y el sacapuntas a saber donde habrá caído. Lo único que se salva es la barra de labios: rojo pasión, para que le diga algo a esta cara de pan frito que se me ha quedado...

A la 22.00h conseguimos salir de casa. La cena estuvo espectacular. ¡ Ya voy aprendiendo a disfrutar de esos gloriosos momentos sin sentirme culpable !!  A las 23.15h ya habíamos cenado, y aunque ya se me escapaba algún bostezo, decidí hacer el esfuerzo para ir a tomarme una copa...

Señoras y Señores: ¡¡ a las 00.15h estábamos ya recogidos de vuelta a casa !! 

Ya en la cama, entre sueños, no paro de pensar en la mujer que era y en lo que me ha convertido la maternidad...Cierro los ojos y esbozo una sonrisa recordando la situación tan cómica vivida esa tarde. Luego me repito en mi cabeza aquello que tanto digo y nunca llevo a la práctica: No debemos olvidar que además de madres, somos ante todo MUJERES, y debemos cuidarnos y mimarnos a nosotras mismas para poder cuidar adecuadamente a nuestra familia. 

Así que yo ya he decidido que esta historia que os cuento como una anécdota va a ser el punto de inflexión para, a partir de ahora, crear mis momentos "pretty woman" de forma mas frecuente. Si lo consigo o no, ya os haré saber, ¡ pero al menos le pondré empeño !

De momento, mañana lunes iré camino del hipermercado para comprarme el mejor champú que encuentre, y el johnson no llores mas lo dejamos para Huguete que le va requetebien...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te ha parecido este post? Déjame tu comentario!!