domingo, 2 de noviembre de 2014

Mi ratón tiene a la mejor prima del mundo...


Este fin de semana lo hemos pasado en familia. Con aquellos que, por circunstancias de la vida, no están con nosotros en el día a día, y no nos vemos tanto como nos gustaría. Para todos ha sido un fin de semana especial, pero estoy segura que para el ratón de la casa lo ha sido más aún, porque ha podido disfrutar de la compañía de su querida prima.


Imagen extraída de internet


Nuestro peque es hijo único, y de momento, sólo tiene a su prima Adriana, una muñeca que, con sólo 5 años, derrocha amor allá por donde va. Pero con su primo Hugo tiene delirio, y aunque el peque sólo tiene 15 meses, este fin de semana me ha demostrado que él siente lo mismo por ella. 





Nada mas asomar el coche por la calle, la prima Adriana corría detrás para dar la bienvenida a todos, bueno...especialmente a Huguete, para qué nos vamos a engañar.

Apenas dió tiempo de parar el coche cuando Adriana ya había abierto a la puerta y se había subido para darle abrazos, besos y achuchones. Me resulta imposible describir esa imagen. Sus rostros y sus expresiones lo decían todo: Eso es amor puro, en toda su esencia. Amor de verdad. 

A Hugo no le gustan mucho las "bienvenidas masivas". Eso de verse a mucha gente a su alrededor saludándole efusivamente y haciéndole carantoñas no va con él, y se pone a llorar desconsolado buscando los brazos de mamá o papá. Necesita su tiempo, y en unos minutos, cuanto toma el control del espacio en el que se encuentra y las personas con las que está, se siente totalmente integrado y se va con todo aquel que lo invite a pasear o a jugar... Pero su prima es la EXCEPCIÓN en toda regla. Da igual que pase meses sin verla. Con ella nunca llora, todo lo contrario, se le ilumina la cara cuando la ve, y la sonrisa no le cabe en el rostro. Esa magia entre primos me tiene maravillada, 

Han pasado juntos sólo un día, pero ha sido un día intenso: han disfrutado muchísimo, se han disfrazado, Adriana ha cuidado de su primo Hugo, ha compartido con él su helado, sus juguetes, lo ha hecho reir a carcajadas,.. Y yo, me quedaba ensimismada mirándolos a los dos, y preguntándome cómo puede caber tanto amor en dos personitas tan pequeñas.

Ayer a última hora de la tarde, nos tocó despedirnos y volver a casa. Más de una hora de viaje. Hugo suele pasarla durmiendo, o en caso contrario, dando ruido para que juguemos con él, le cantemos canciones, o simplemente, le hagamos el viaje un poco mas ameno y distraído.

Ayer fué especial. Hugo pasó todo el viaje de vuelta en silencio, mirando por la ventana hacia la luna, pensativo.... Estoy segura que iba recordando lo bien que lo había pasado con sus abuelos, con sus tíos,...y especialmente con su prima. Ojalá a medida que pasen los años sigan manteniendo tanto amor y complicidad entre ellos, y que esa conexión que existe nunca desaparezca... 

Momentos como estos son de los que mas me llenan desde que soy madre. Amor y ternura en estado PURO. 

Adriana y Hugo, teneis los mejores primos del mundo. ¡ Os quiero !


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te ha parecido este post? Déjame tu comentario!!