sábado, 29 de noviembre de 2014

Mis 10 razones por las que colechamos en casa


Ya son 17 meses los que cumple el ratón de la casa, y no hay noche que no la pase durmiendo con papá y mamá en nuestra cama ...¡ le encanta!! Y eso que tengo que reconocer que en un principio no teníamos intención de practicar colecho de forma "consciente", sinceramente ha sido algo que ha surgido en función de las necesidades del peque y las nuestras. Y para qué negarlo... estamos encantados...



Como siempre digo cuando hablo de temas que pueden crear discrepancias de opiniones, cada familia elige una forma de crianza, cada niño es de una manera, y cada uno utiliza los métodos que mejor le van según las circunstancias. Y todos son respetables.




 Nosotros comenzamos a colechar pasados los primeros meses. Por circunstancias no estuve mucho tiempo con la lactancia materna (al menos no todo el que a mi me hubiese gustado), por lo que el motivo de colechar no era precisamente facilitar el descanso de madre e hijo y compatibilizarlo con darle el pecho. Simplemente, pasados los primeros meses, mi hijo se despertaba por las noches y demandaba el calor de mamá y papá para tranquilizarse y volver a quedarse dormido. Lo pasábamos a la cama con nosotros y era mano de santo.

Cuando nos dimos cuenta, este hecho dejó de producirse de manera puntual, y empezó a repetirse noche tras noche. Y lo mas curioso no era que nuestro hijo cuando estaba en la cama con sus papis dormía como un lirón sin despertarse en toda la noche, sino que su mamá le seguía el mismo ritmo y descansaba mucho mas que cuando el peque estaba en la cuna...¡ que gran descubrimiento es esto del colecho!!

Después de muchos meses colechando, y poniendo en una balanza sus aspectos positivos y negativos (que alguno tiene, para qué negarlo), he de decir que para mí (para nosotros)  pesa mas lo bueno que lo "menos bueno".  Y como me apetece compartirlo con vosotros, os voy a contar ...


MIS 10 RAZONES POR LAS QUE PRACTICO EL COLECHO CON MI HIJO

  1. Porque nuestro sueño es mucho mas placentero cuando estamos juntos. No hay pesadillas, no hay sobresaltos, no existe el insomnio ni los trastornos del sueño. Sólo hay una agradable sensación de bienestar que se mantiene durante toda la noche.
  2. Porque nos permite pasar mas tiempo juntos y poder disfrutar el uno del otro. Y esos 15 minutos que pasamos en la cama antes de dormir  jugando, cantando, o haciendote cosquillas...¡ son sagrados !!
  3. Porque nos encanta sentir el calorcito que se produce de nuestro contacto piel con piel. Ahora en invierno no hay mejor calefactor  que dormir bien pegadito a mami (y viceversa). ¡os lo puedo asegurar!
  4. Porque me encanta entreabrir los ojos a medianoche y verte ahí, junto a mí, durmiendo plácidamente, y escuchar tu respiración. Es como si se parara el tiempo. Esa es para mí una de las sensaciones mas maravillosas que existen, y que me llevan a la felicidad plena. 
  5. Porque se crea un vínculo y una conexión especial, y tengo la certeza de que dormir con nosotros te hace sentirte mas seguro y menos vulnerable, y eso es justo lo que queremos papá y yo.
  6. Porque el hecho de que compartas cama con papá y mamá no significa que seas un niño mas dependiente. Todo lo contrario. Te estamos nutriendo de mucho amor para que te sientas un niño muy querido, y sobre todo, muy feliz.
  7. Porque no hay nada mejor que verte despertar con una sonrisa. ¡ es el mejor regalo que me puedes dar!
  8. Porque dormimos mas horas seguidas, madrugamos menos, ¡y nos hacemos mas los remolones!.
  9. Porque enfermas menos, ya que mami se encarga de que no te destapes y cojas frio.
  10. Porque nos encanta y nos hace muy feliz. ¿Hay mejor motivo que este?

Y de momento, no hay previsión de dejar de colechar a corto plazo, porque así estamos los tres muy agustito. Pero cuando nuestro ratón nos diga que quiere dejar de dormir con papá y mamá, ya tiene su dormitorio y su camita preparada para cuando llegue ese día.



¡Feliz sábado!








5 comentarios:

  1. Que rico dormir todos juntos! Mi hija de dos años duerme con nosotros! Me gusta mucho el No.4 ! Me encanta entreabrir los ojos y ver su pequeña carita dormir, besarle las manitas y acariciarle el cabello!! Lo único que ahora me cuesta menos dormir jeje... Ella se mueve muchísimo y parece aguja de reloj, toda la noche dando vuelta y cambiando de posición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wendy, mi ratón también tiene noches en las que parece que le pican las hormigas, y no para de moverse y dar patadas. Supongo que eso será común en la mayoría de los peques. Pero aún así, me quedo con sus pataditas y no lo cambio por nada del mundo para tener la oportunidad de verlo dormir plácidamente...Esta etapa no dura toda la vida, y pronto se hacen mayores y ellos mismos nos pedirán que los pasemos a su dormitorio, así que aprovecharé todo lo que pueda e intentaré no perderme ni una sola noche de poder dormir con mi hijo. Muchas gracias por tu comentario!!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. nosotros empezamos con una cuna de colecho, pero después de unos meses y con el frio del invierno nuestro ratón también prefirió quedarse dormido al el calor que mamá desprende :)
    En casa tenemos disputa con el colecho, asi es que el peque empieza la noche en su cuna y cuando se despierta me lo traigo a la cama y ya se queda el resto de la noche. Desde luego que no hay nada mejor que despertarte con la sonrisa del peque o con sus besos y pedorretas!
    Shere

    ResponderEliminar

¿Que te ha parecido este post? Déjame tu comentario!!